Cómo perder peso rápidamente desde casa: cuatro ejercicios simples que te hacen perder peso.

Si queremos perder peso, lo más importante es seguir la comida y la dieta, como ya te hemos dicho. Pero para aumentar la pérdida de peso, es importante acelerar el metabolismo, es decir, quemar calorías. Y para eso necesitas mover algo el cuerpo.

Ejercicios para hacer en casa y perder peso

La clave del método radica en que activa unos músculos concretos, dependiendo de la zona que queramos trabajar y siguiendo tan solo cuatro pasos. Es posible reducir zonas concretas voluminosa de forma permanente, ya que logramos incrementar la energía que nuestro cuerpo consume (el metabolismo) sin necesidad de hacer un esfuerzo extra.

Adelgazar una talla al día quizá sea ser demasiado optimista, pero en tres o cuatro semanas es más que probable que lo consigas.

1) Ejercicio para reducir el abdomen

Coloque las manos debajo de la cabeza y gire las caderas para que los omóplatos se hundan. Cuando respiras mientras mantienes esta postura, la cintura se asemeja a la forma de un abdomen metido dentro. Este ejercicio tonifica la cintura.

Acuéstate y dobla las rodillas.
Coloque la toalla doblada dos veces debajo de la cintura. Pon tus manos debajo de tu cabeza y acuéstate. Separe los pies al ancho de las caderas y doble las rodillas.
Gire la cintura hasta que deje de tocar la toalla.
Mantén esa postura.
Mientras respira, tire de su estómago hacia adentro.
Mantenga la posición 2 durante 20 segundos. Exhale durante los primeros 10 segundos. Inhale una vez y Exhale otros 10 segundos. Respira de nuevo.
Repita tres veces.

2) Ejercicio de cadera

Con este ejercicio, trabajarás tus glúteos. En este caso, la musculatura de las caderas se moverá correctamente y restaurará su forma. Coloque una toalla debajo de las rodillas para que la cadera no se doble demasiado para que pueda corregir la inclinación de la pelvis.

Postura inicial: coloque las manos y las rodillas en el Suelo. Mantén una toalla cerca.
Coloque una toalla detrás de una rodilla.
Sostenga una toalla en el interior de una rodilla. Mantenga los tobillos doblados y alinee los brazos con los hombros.
Levanta la pierna mientras sostienes la toalla.
Lentamente Levante la pierna sosteniendo la toalla lo más que pueda. No levantes la barbilla.
Baja la pierna lentamente.
Empuje ligeramente la rodilla hacia la posición inicial.
Repita diez veces los pasos 2 y 3. repita en el otro lado.

3) Ejercicio de glúteos

Cuando los glúteos carecen de suficiente flexibilidad, los músculos pueden deformarse o acumular grasas innecesarias. Las personas con problemas de glúteos generalmente tienen dificultades para mover las piernas hacia atrás, ya que la articulación del muslo no es flexible. Al estirar y apretar el área, los músculos alrededor de las nalgas se relajan.

Pose inicial: Ponte la boca y coloca la barbilla sobre tus brazos. Separe las piernas al ancho de las caderas.
Doble dos tobillos y una rodilla en ángulo recto.
Mire hacia abajo para que no Levante la barbilla.
Levanta la pierna ligeramente doblada.
No hay necesidad de levantar mucho. Si tiene dificultades, levántelo y bájelo ligeramente durante 3 segundos. Repita el proceso con la otra pierna.
Repita diez veces.

4) Ejercicio de brazo

Cuando los omóplatos son más altos de lo normal, los movimientos de los hombros son limitados y esto conduce a la acumulación de grasa en los hombros. Este ejercicio ayuda a reducir la posición de los omóplatos y quemar grasa.

Ponte a cuatro patas.
Separe los brazos al ancho de los hombros y los pies al ancho de las caderas. Deje que su peso corporal caiga sobre sus brazos.
Mueva la cadera hacia atrás y acerque el tren superior al Suelo.
Mantenga las Palmas hacia adentro y tómese 3 segundos para mover la cadera hacia atrás. Baje su cuerpo al Suelo y mantenga la postura durante 3 segundos.
Repita diez veces.

 

 

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *